Un grupo de investigadores del Instituto de Neurociencias, centro mixto de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha identificado por primera vez una señal molecular clave para la expansión de la corteza cerebral y la adquisición de su compleja arquitectura durante la evolución de los mamíferos. Este notable descubrimiento del Grupo de Neurogénesis y Expansión Cortical del Instituto de Neurociencias, que dirige el investigador Víctor Borrell, ha sido publicado en Cell.

El tamaño del cerebro es radicalmente diferente entre reptiles, aves y mamíferos, debido fundamentalmente a la diferencia de tamaño y complejidad de la corteza cerebral, que llega a su máximo exponente en el ser humano. Compuesta de seis capas, frente a las tres de reptiles y aves, la corteza cerebral permite controlar características exclusivamente humanas como la creatividad, el lenguaje, la escritura, la risa, las artes o la capacidad de planificar acciones y prever sus consecuencias.

Fuente

Servicio de Comunicación UMH