Patologías como los trastornos del espectro autista, la esquizofrenia o la ansiedad tienen una base común: el desequilibrio entre los neurotransmisores excitadores e inhibidores. Esta es una de las conclusiones de un estudio realizado por el grupo de Fisiología Sináptica del Instituto de Neurociencias, centro mixto de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Este estudio, dirigido por el investigador Juan Lerma, señala que la forma del cerebro afectada por ese desequilibrio determina la patología y los síntomas asociados a ella. La investigación ha sido publicada en la revista “Cell Reports”.

Más información haciendo clic aquí.

Fuente

Servicio de Comunicación UMH